Conoce más sobre el virus del papiloma humano

De | 28 febrero, 2018

La infección por el virus del papiloma humano (VPH) es muy persistente en nuestro medio. Se ha relacionado con muchas enfermedades diferentes, tanto benignas (verrugas vulgares, condilomas acuminados, verrugas planas, etc.) como malignas (cáncer de cuello de útero, de pene, de ano, de orofaringe, etc.).

La familia del VPH es muy extensa, estando formada por más de 180 virus con distinto material genético. Cada tipo tiene predilección por una localización y tipo de lesión específicas:

  • Suele relacionarse con las verrugas planas
  • Se relaciona con las verrugas plantares o verrugas vulgares
  • Se asocia a las verrugas vulgares.

Mientras que el 90% no producen cáncer (verrugas anogenitales), se detectan hasta en el 70%  de los cánceres de cuello de útero (que no suelen producir verrugas) una alta capacidad de generar cáncer.

Para que conozcas más detalles sobre este complejo virus, desde el Centro Dermatológico Dr. Javier Bassas os dejamos un breve resumen.

Contagio

El VPH puede transmitirse por contacto, tanto directo con piel o mucosas (incluyendo las relaciones sexuales en las verrugas genitales) como indirecto (objetos, ropas), o por autoinoculación (diseminación a otras áreas por el propio paciente al tocarse). Al contrario de la creencia popular, no se transmite por la sangre.

Con respecto a las verrugas genitales, son más propensas a contraer la infección aquellas personas con múltiples relaciones sexuales. Además, hay que tener en cuenta que el preservativo no va a proteger totalmente de su transmisión, ya que las verrugas pueden aparecer en zonas no cubiertas por el mismo.

No todas las personas que estén en contacto con el virus van a desarrollar la infección o lesiones. Dependerá de cómo hagan frente a la infección las defensas naturales de cada individuo. Por ello, aunque prácticamente todos los hombres y mujeres van a estar en contacto con algún tipo de VPH en su vida, en la mayoría de los casos, la infección por el virus va a resolverse por sí sola, pasando desapercibida y sin afectar a su salud.

En el caso de las verrugas genitales, pueden aparecer años después de tener relaciones sexuales con una persona infectada.

Tratamiento y vacuna

De forma preventiva, existen vacunas que se utilizan para prevenir la infección por VPH.

En cuanto a los tratamientos, existen múltiples tipos dirigidos a las lesiones que aparecen en la piel o mucosas. Los tratamientos van encaminados a destruir las células infectadas por el virus o a facilitar que las propias defensas del paciente lo eliminen.

Además, es importante que las lesiones sean valoradas previamente por un especialista en dermatología, para confirmar el diagnóstico y aconsejar el tratamiento más adecuado en cada caso.

Entre las terapias disponibles están la crioterapia, la electrocoagulación con bisturí eléctrico, el curetaje y la intervención quirúrgica. Además, diferentes preparados con ácido, diferentes cremas, entre otros tratamientos.

Su eliminación suele ser más lenta en aquellos pacientes con disminución de las defensas, o en individuos que fuman.

Seguimiento

En las verrugas genitales, dado que el contagio es por vía sexual, se aconseja la realización de un cribado de otras enfermedades de transmisión sexual.

En cuanto a las mujeres con verrugas genitales, no es necesario hacer una vigilancia de cáncer de cérvix más estricta de la normal, sino que se recomienda seguir con los controles preventivos habituales de cáncer de cérvix, así como visitar al especialista dermatólogo ante cualquier duda.

Si quieres más información sobre el virus del papiloma humano (VPH), consulta con los profesionales del Centro Dermatológico Dr. Javier Bassas.

Puedes encontrarnos en la Consulta Dermatológica Dr. Javier Bassas, en C/ Balmes 24 1º 1ª (Esquina Gran Vía),  o en la consulta del Centro Médico Teknon, en C/ Marquesa de Vilallonga 12.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *